- enero 24, 2019

Instalaciones de calefacción, factores a tener en cuenta

Instalaciones de calefacción… hay una infinidad de ellas para cada exigencia. Es por esto que vamos a detallar los factores más relevantes a tener en cuenta a la hora de elegir qué tipo de instalación queremos en casa, cómo la queremos y quién queremos que la instale.

“Un día de otoño cualquiera, la temperatura es agradable pero en tus pensamientos ronda la idea de el invierno se acerca, cualquiera de los próximos días ya hará frio y la casa no será agradable, es fría y además gasto mucho dinero en calefacción”

Esto le ocurre a muchas personas y no solo en otoño sino a lo largo de todo el año. En Zelsia ofrecemos una amplia gama de soluciones en instalaciones de calefacción (Gas, Gasoil, Biomasa y por supuesto Aerotermia y Geotermia) garantizando la máxima calidad tanto en los trabajos que hacemos como en el asesoramiento previo, mantenimiento de las instalaciones y el servicio postventa.

Cuando hablamos de calefacción  ¿Qué es lo que todo el mundo quiere saber sobre instalaciones de calefacción? Nuestra experiencia nos dice que la pregunta más habitual suele ser: ¿qué sistema de calefacción es el más adecuado para cubrir las necesidades de mi casa, oficina, comercio,… cuánto costaría instalarlo y cuanto año a año incluyendo su mantenimiento? A eso nosotros siempre añadimos la pregunta para hacer consciente al cliente de ¿qué nivel de confort se va a obtener con él? ya que valorar todo lo anterior si ésta última pregunta siempre sería relativo.

Para dar respuesta a ésta cuestión tan amplia, lo que hacemos es acercar cada uno de los sistemas al cliente, explicando en qué consiste, para qué tipo de proyectos es más adecuado y para cual menos. Y para ello partimos de un test mediante el que nos informaremos cuál es el uso final del sistema, además de por supuesto escuchar al cliente, ya que no es lo mismo una construcción dedicada a albergar a una familia de dos personas en la que sus miembros trabajan y pasan pocas horas en casa, una familia numerosa con personas que pasan todo el día en la misma, unas oficinas o un comercio en las que se abren y cierran continuamente las puertas o incluso permanecen abiertas de forma permanente.

Entre los datos que recabaríamos para instalaciones de calefacción estarían los siguientes:

UBICACIÓN: No es lo mismo un sistema de calefacción para Granada capital que para Motril o Pradollano (Sierra Nevada) Hay un sistema para catalogar las zonas climáticas y todo un historial a nuestro alcance para poder anticiparnos al comportamiento climatológico de la zona en cuestión.

SUPERFICIE A CLIMATIZAR: Es evidente que la superficie total a climatizar condicionará mucho la elección del sistema final, simplemente por las soluciones que existan y que los distintos fabricantes nos puedan proveer.

AFORO: En definitiva el número de personas que vayan a usar la instalación y también cual sería su actividad dentro de la misma, ya que no es igual una instalación destinada a albergar un gimnasio, que una iglesia o un vivienda.

TEMPERATURA DE CONSIGNA INTERIOR: Aquí es donde nos detenemos que hacer la pregunta sobre la que hablábamos al principio, ¿qué nivel de confort se va a obtener con el sistema? Y está relacionado también con el concepto anterior, ya que si la instalación se va a destinar por ejemplo a sala de fisioterapia, residencia de mayores, guardería, y demás usos susceptibles, el nivel de temperatura de demanda será mayor y los costes de ese extra, habrán de ser tenidos en cuenta, para si cabe, ser aun más exigentes con la eficiencia, y sin mermar el confort, disminuir costes y aportar a sustentabilidad ambiental.

Con estos datos conseguimos saber con exactitud al demanda energética de la vivienda, lo que denominamos la carga térmica que será necesaria para que la vivienda mantenga la temperatura que le demandemos en cualquiera de las condiciones que se puedan dar según su zona, etc.

Una vez que sabemos la carga energética debemos de tener en cuenta el tipo de emisores de calor que vamos a utilizar, y para ello nos vamos a detener aquí un momento:

Los emisores de calor en instalaciones de calefacción centralizada más habituales a día de hoy, podríamos decir que son los radiadores y el suelo radiante, aunque por supuesto existen más, paredes o techos radiantes, fancoil, … en radiadores marcas como BAXI, Ferroli, o la italiana Fondital son muy habituales y todas con buenos rendimientos, también destacaríamos aquí la variedad de soluciones que nos aportan marcas como Cicsa con su gama Zeta de radiadores de diseño o incluso la marca Zehnder que dispone tanto de radiadores de diseño, de baja temperatura así como de sistemas de paredes y techos radiantes. En suelo radiante Uponor, Polytherm, ALB Difutec, Roth,… lo más relevante de estos sistemas es que trabajan a distintas temperaturas por ejemplo los radiadores trabajan a una temperatura de entre 50º y 80ºC (existen también algunos modelos en el mercado que se denominan de baja temperatura y pueden trabajar a temperaturas propias de suelos radiantes a cambio de un mayor coste en su compra), los sistemas radiantes trabajan a menor temperatura de ahí su mayor eficiencia y lo hacen gracias a la gran superficie de la que disponen para la emisión de calor.

Una vez tenemos clara la demanda de la vivienda así como su sistema de emisión pasamos a barajar los diferentes sistemas para instalaciones de calefacción, entre los que encontramos con mayor frecuencia:

Calderas de gasoil, calderas de gas, Biomasa en general donde englobaríamos los sistemas de pellet, leñas y demás biocombustibles, y los sistemas con mayor eficiencia actualmente y que empiezan a imponerse en número de instalaciones que sería la Aerotermia y en mucho menos cuota la Geotermia.

Calderas de Gasóleo: Entre ellas podemos nombrar infinidad de marcas; Baxi (Roca), Ferroli, Lasian, Viessman, Tifell, Domusa, Wolf, Sime, Fer, … Y de todas solemos encontrar diversos formatos y nomenclaturas.

Calderas de gasoil en instalaciones de calefacción podemos encontrar de tres tipos según el tipo de producción, SOLO CALEFACCIÓN, CALEFACCIÓN CON ACS (Agua Caliente Sanitaria). Los modelos que producen ACS se subdividen en dos tipos, calderas que producen ACS de manera instantánea y también modelos que tiene un deposito acumulador, éstas últimas requieren menos potencia disponible y pueden proporcionar un mayor caudal de agua pudiendo soportar si la instalación de fontanería lo permite varias duchas simultaneas. El ACS merece una parada ya que es uno de los grandes consumidores de energía, aproximadamente el 26% de media del total de consumo energético de nuestra vivienda, y existen desde el año 2006 normativas para las nuevas construcciones en las que es necesario instalar parte de su producción con energías renovables. Las alternativas más comunes suelen ser instalaciones de placas de energía solar térmica o directamente en la actualidad apuestas por otro tipo de producción como la Aerotermia que explicaremos más adelante y para la que no es necesaria la instalación adicional de solar térmica ya que por sí misma y con la instalación adecuada ya es considerada como energía renovable.

Las calderas de gasoil en instalaciones de calefacción podríamos dividirlas normalmente en dos partes fundamentales, el cuerpo de caldera y el quemador. De la distinta combinación de estos elementos salen nombres como grupo térmico, que realmente es como la mayoría de fabricantes llaman a sus conjuntos de cuerpo de caldera y quemador, cada vez más a menudo los fabricantes apuestan por esta última opción aunque hay marcas como SIME que venden sus cuerpos de calderas sin quemador.

Cuerpos de caldera existen de diferentes materiales, fundición, que suelen ser muy duraderos, de chapa de acero que hoy día son muy habituales y algo más económicos, y bien instalados pueden durar como los de fundición. Marcas como SIME con sus cuerpos de caldera de fundición modelo RONDÒ 4 OF, 5 OF y 6 OF dan soluciones muy económicas a la instalación, para necesidades de 31Kw, 40Kw y 48Kw respectivamente, pudiéndose combinar con quemadores de otras marcas como por ejemplo BALTUR, modelos presurizados que se adaptan perfectamente a estos cuerpos de caldera. En quemadores también tenemos diferentes posibilidades en cuanto a tecnología, ya que existe quemadores estándar, de varias etapas y/o modulantes. En grupos térmicos de marcas como BAXI  con sus modelos de acero GAVINA PLUS de tamaños muy compactos y versiones con producción de agua instantánea y también con acumulación tienen precios muy competitivos, también tienen modelos de fundición como el LIDIA o incluso modelos ya de última generación con tecnología de condensación  que gracias al aprovechamiento de la energía de los vapores de agua de los gases de la combustión, permite ahorrar hasta un 15% de combustible y que incluye sondas que miden la temperatura en el exterior y que permiten subir o bajar la temperatura de impulsión de agua a los emisores, con el consiguiente aumento del confort y de la eficiencia.

Con una gama muy parecida tenemos los modelos EUROFELL de la marca TIFELL con cuerpos de fundición y variantes solo calefacción, instantáneas, y con acumulación. Su modelo de condensación sería el BIOFELL, de los que también hay que decir que reducen las emisiones de CO2, y de Óxidos de Nitrógeno, ambos muy contaminantes e incluso permite consumir Gasoleo C o Biodiesel mezclado con aceites reciclados de frituras y vegetales sin transesterificar.

Calderas de Gas: Igualmente podemos clasificarlas según sus funciones en Sólo calefacción, Mixta o instantánea que incorpora la producción de ACS , Mixta con microacumulación que consigue menos tiempo de espera al abrir el grifo y también es capaz de abastecer a 2 grifos a la vez, Mixta con acumulador incorporado que abastece cuando hay varios baños y para demandas de ACS mayores, son más grandes ya que incluyen dentro de la misma envolvente el depósito de 45-60l aproximadamente, y por último las que acumulan ACS mediante un deposito exterior a la caldera a modo de accesorio.

También podemos clasificar estas instalaciones de calefacción como en los modelos de gasoil por su modo de combustión, en calderas Atmosféricas, ya prohibidas por su nivel de peligrosidad y contaminación, aunque el parque existente de este tipo de calderas aún es elevado, tienden a desaparecer, éstas al contrario que los modelos de estancos actuales, absorben el aire del mismo local donde están instaladas y realizan la combustión en una cámara abierta, la evacuación de los gases además se hacía a través de una chimenea de tiro natural, todo esto está prohibido desde 2010 y ahora las estancas realizan la combustión sin entrar en contacto con la estancia en la que están instaladas. Además de estos tipos también se dispone de calderas de condensación, que al igual que en los modelos de gasoil aprovechan la energía de los vapores de agua de los gases de condensación para aumentar su rendimiento que está por encima del 100% y contaminan y consumen menos, como inconveniente es necesario conectar la caldera a un desagüe ya que generan bastante agua de condensación que hay que evacuar.

Por último hablaremos de las calderas de bajo NOx, este tipo de calderas son una evolución de las estancas normales, que mediante tecnología de refrigeración por agua en los quemadores baja la temperatura en la base de la llama así como en los gases de la combustión lo que reduce considerablemente la contaminación. Estas tiene la ventaja de que no evacúan agua por lo que no necesitaremos tener un desagüe cerca, son más baratas que las de condensación pero también consumen más.

Para instalaciones de calefacción, las marcas de calderas de gas que podríamos destacar son:
SAUNIER DUVAL, con sus modelos SEMIA CONDENS de condensación con microacumulación Warm Start, THEMAFAST CONDENS de Baja emisión NOx y modulante, gracias a la centraliza EXACONTROL E7 que permite el control automático de la temperatura que le llega a los emisores según varía la temperatura exterior, para un mayor confort y aumento de la eficiencia.
BAXI con su amplia gama de modelos ofrece soluciones casi a medida, eso si todas de condensación, PLATINUM PLUS, solo calefacción con posibilidad de accesorio acumulador de  ACS externo, PLATINUM MAX PLUS, mixta con ACS instantanea, PLATINUM DUO PLUS, con acumulador de 45L incorporado, PLATINUM COMBI PLUS con acumulador incorporado de 80L. y muchos modelos más,  PLATINUM ALUX, PLATINUM COMPAC ECO, NEODENS PLUS ECO, VICTORIA CONDENS, y sus modelos PLATINUM GTF, calderas que van en el suelo en lugar de colgadas y que llegan a tener acumuladores de ACS de hasta 160L.
VIESSMAN, con sus caleras estancas VITODENS que destacan por lo avanzado de su electrónica y por sus autolimpieza o  las Vitodens 110W de condensación con su quemador modulante Matrix y de bajas emisiones NOx, ambas opciones muy competitivas.
FONDITAL, con precios muy muy ajustados en sus modelos de condensación MINORCA KC y DELFIS KC, así como en las avanzadas FORMETERA KC e ÍTACA KC que permiten controlas un sistema externos de placas solares si existiese en la instalación e incluso ésta última con cronotermostato en su panel de mandos que permite programar diferentes temperaturas según el día de la semana y la hora del día.
FERROLI, con su BLUEHELIX PRO SLIM, de condensación, microacumulación y Bajo Nox.
Todas estas y muchas más seguramente las opciones más económicas a la instalación de todas las tecnología pero por desgracia, aun siendo ya muy eficientes siguen siendo las más caras en el día a día y bastante contaminantes.

Las calderas de biomasa para instalaciones de calefacción podemos clasificarlas en los modelos que están preparadas para consumir un único tipo de combustible y los modelos de policombustible. Dentro de los combustibles posibles estas últimas pueden usar Leña, Pellets, Astillas, Briquetas, Huesos de aceitunas, y cascaras de almendras entre otros.

Además tenemos los modelos de aire, agua y mixtos. Los modelos de aire no se consideran calderas sino estufas por lo que no nos detendremos en ellas. Los modelos de agua suelen funcionar canalizando el agua alrededor del hogar de la caldera o bien a través de unos tubos por encima de éste calentando así el agua. Hoy día estas calderas de funcionamiento en principio sencillo han evolucionado para hacer más cómodo y limpio su uso, así como para aumentar también su eficiencia.

Y por último la estrella actual de las instalaciones de calefacción y la que más se está instalando en la actualidad por su eficiencia, la Aerotermia, de la cual no vamos a desarrollar aquí por tener un apartado exclusivo dedicado a esta fuente de producción de calefacción.